El ex secretario de seguridad, Eduardo Di Lella, condenado por encubrimiento en el caso de Paulina Lebbos, sufrió un infarto alrededor de las 19 de hoy y fue trasladado al sanatorio modelo. En principios, según informó su abogado, Gustavo Morales, sería intervenido quirúrgicamente mañana.

Su defensa le dijo a LA GACETA que se trata de un problema grave que viene acarreando de hace semanas y tendrán que colocarle un stent o un baypass en las arterias. 

“Tengo media docena de certificados que me entregaron los médicos donde manifiestan los fuertes dolores de pecho y picos de presión que sufría Eduardo. Los presenté a la Corte y nunca hicieron nada”, manifestó Morales.

Aseguró que el cuadro clínico es grave y que necesita un tipo de tratamiento que no puede recibir mientras esté privado de la libertad.