Resino se sacó las ganas: “No veía la hora de volver a entrar a una cancha”

El fin de semana, en Paraná, se disputó el Seven de la República. El tradicional torneo que le pone fin al año del rugby en Argentina y donde Tucumán se coronó campeón por segunda vez en su historia, luego de superar en la última jugada a Uruguay en la final. El primer torneo, la Naranja…

resino-se-saco-las-ganas:-“no-veia-la-hora-de-volver-a-entrar-a-una-cancha”

El fin de semana, en Paraná, se disputó el Seven de la República. El tradicional torneo que le pone fin al año del rugby en Argentina y donde Tucumán se coronó campeón por segunda vez en su historia, luego de superar en la última jugada a Uruguay en la final. El primer torneo, la Naranja lo había logrado hace apenas dos años, en 2017, y entre los pocos jugadores que estuvieron en ambos planteles, aparece Santiago Resino, que volvió a ser feliz en Entre Ríos.

“Fue algo muy emocionante, muy lindo. Estuve un año y tres meses sin jugar, un tiempo largo de inactividad por operaciones, fue un tiempo que aprendí mucho. Pero no veía la hora de volver a entrar a una cancha, compartir un vestuario, y me tocó hacerlo con este equipo que la verdad que es impresionante, con un grupo humano tremendo y una gran calidad de jugadores”, cuenta emocionado el jugador surgido en Universitario. No era para menos, desde septiembre de 2018 que no jugaba oficialmente, sufrió dos operaciones en el hombro y eso lo alejó de las canchas: “Mi familia me apoyó a full en este tiempo de lesión y fueron claves para que yo esté tranquilo”.

En abril de este año pasó por segunda vez por el quirófano y compartió en las redes su recuperación.

“Se me dio redondo, pude volver a jugar, seguir haciendo amigos y poder disfrutar este deporte que es hermoso, y coronando con un gran cierre que fue poder traer la Copa a Tucumán por segunda vez”, agregó Resino en diálogo con eltucumano.com. 

Para Santiago, Tucumán jugó un gran torneo en Paraná: “Pudimos plasmar lo que los entrenadores nos venían planeando. Tuvimos un mes y medio para prepararlo bien. Fue una muy linda etapa y creo que lo más importante fue el grupo que se armó. Ahí nos hicimos muy fuertes, compartiendo pensamientos y tirando todos para el mismo lado, que eso es lo más importante en el rugby. En lo que es el juego, nos hicimos muy fuertes en defensa, esa fue la bandera. Tuvimos un cuerpo técnico muy detallista”.

El jugador que se desempeña como centro en rugby XV, es uno de los sobrevivientes del Tucumán Campeón 2017: “Tuve la suerte de estar en los dos equipos campeones, pudimos compartir eso con Isaías Montoya y Lucas Escobedo, y el profe Marcos, el preparador físico. Lo similar es que se viene entrenando y dándole mucha importancia al seven, que es un deporte hermoso. En ambos torneos se armaron buenos grupos y había buenos staff. Tanto en 2007, con Federico Puerari, el Orejón López González y Dino Cáceres, como los de ahora, con Ricardo Gravano, Francisco Aráoz y Ezequiel Faralle, dejaron muy en claro lo que teníamos que hacer. Nos hicieron sentir muy cómodos siempre, y eso es para destacar. También el grupo de jugadores fue muy bueno. Al tucumano en sí le gusta jugar el seven y siempre está predispuesto en entrenar, jugar y dejar todo por la camiseta Naranja”.

Previo a su lesión en 2018, Santiago se encontraba en plena etapa de crecimiento con Argentina XV. Ahora, con el nuevo torneo profesional en Sudamérica, nuevos horizontes pueden aparecer en su vida. En las últimas horas, su nombre sonó en Paraguay y podría partir a tierras guaraníes, aunque por ahora su cabeza esté en otro lado: “Por ahora tenía como objetivo principal volver a jugar, sentirme cómodo, estar bien físicamente, dejar atrás las dos lesiones. Ahora no sé bien dónde seguiré el año que viene, pero con muchas ganas y estoy preparado para lo que venga”, sentenció Santiago Resino.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *