Pedicone logró contentar a la defensa de Alperovich y de la denunciante

“La jurisdicción de Tucumán tendrá a cargo la investigación de los hechos acaecidos en su territorio mientras que la de CABA o Buenos Aires hará lo propio con los sucesos denunciados en esa jurisdicción”, sentenció Enrique Pedicone, juez de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción en la audiencia oral y pública que…

pedicone-logro-contentar-a-la-defensa-de-alperovich-y-de-la-denunciante

“La jurisdicción de Tucumán tendrá a cargo la investigación de los hechos acaecidos en su territorio mientras que la de CABA o Buenos Aires hará lo propio con los sucesos denunciados en esa jurisdicción”, sentenció Enrique Pedicone, juez de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción en la audiencia oral y pública que lo tuvo como gran protagonista, marcando el ritmo de la misma y finalmente contentando tanto a la defensa de la denunciante como del senador nacional en uso de licencia, José Alperovich, denunciado por su sobrina segunda y exsecretaria personal por presunto abuso sexual con acceso carnal.

Pedicone resolvió que la denuncia contra el exgobernador de Tucumán se siga tramitando en los juzgados de Tucumán y de la Ciudad de Buenos Aires hasta que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva la competencia y -posiblemente- la unificación de la causa en una de las jurisdicciones. Hasta tanto, instó a ambas partes a avanzar con la investigación y tomar medidas en pos del avance de la causa.

A casi un mes ninguna ha concretado diligencias en pos de esclarecer la hipótesis plantada. ¡Caramba!”, reprochó Pedicone, mientras de fondo en la sala se escuchaban los cánticos que llegaban desde calle España: “boronbonbón, boronbonbón, José Alperovich, sos violador” repetían militantes feministas y de partidos de izquierda.

A su derecha, escuchaba atentamente el fiscal de Cámara de Tucumán Carlos Sale y el abogado Ricardo Santoro, representante legal de la denunciante. Hacia la izquierda, Ariel Sosa y Augusto Garrido, quienes ejercen la defensa de Alperovich en Tucumán en representación del estudio porteño de Mariano Cúneo Libarona.

Sosa fue el primer de ellos en arribar a la sala, mientras periodistas y el público presente, conformado en gran parte por docentes y estudiantes de Abogacía, aguardaban. Los presentes se pusieron de pie para recibir a Pedicone, mientras Santoro ingresaba junto a la vocera de la víctima, Milagro Mariona. Sale entró tarde y pidiendo perdón por su demora. 

La sala desde donde la denunciante siguió la audiencia. Foto: Mariana Romero

Pedicone comenzó informando que la denunciante estaba presente en el juzgado, siguiendo la audiencia en vivo en una sala contigua. Sosa justificó la apelación a la declaración de competencia del juez tucumano Facundo Maggio argumentando que debía primar la economía procesal para la unificación de la causa en los tribunales tucumanos: los testigos como los profesionales consultados tienen domicilio y consultorios en la provincia, esgrimió. Luego precisaría que la defensa de Alperovich contaría con hasta 100 testigos que trabajaron en la campaña a gobernador del senador nacional para prestar declaración.

Carlos Sale remarcó que le correspondía como representante del Ministerio Público Fiscal y “en resguardo de las garantías de la víctima” tratar la cuestión de publicidad de la audiencia en curso y planteó que debía primar la fecha y gravedad de los hechos denunciados para que la causa se acumule en los tribunales porteños. “Este Ministerio no se opone a la oralidad de la audiencia, pero sí a la publicidad“, requirió. Santoro ratificó que la voluntad de la denunciante es que la misma sea de carácter público.

Carlos Sale. Foto: Nicolás Nuñez

Pedicone cuestionó la publicación de partes del expediente en medios nacionales y le pidió a la prensa “más respeto” por la causa y enfatizó que “esta Presidencia está en las antípodas del secretismo“, y aclaró que el expediente estuvo siempre a disposición de las partes.

El representante del Ministerio Público Fiscal solicitó la declinatoria de la competencia de la Justicia de Tucumán en favor de la Justicia Nacional, argumentó que las herramientas tecnológicas a disposición permiten que no sea un impedimento que los testigos tucumanos presten declaración ante los jueces y fiscales porteños.

Santoro hizo uso de la palabra para brevemente peticionar que se rechace la presentación de la defensa y requerir una definición superadora de Pedicone sobre la jurisprudencia para que pueda avanzar la causa. “En Tucumán no se hizo nada, en Buenos Aires estamos citados el 22 de enero”, recordó, en alusión a las pericias a la víctima solicitadas en tribunales porteños.

Ricardo Santoro (adelante, de pie) y la vocera de la denunciante, Milagro Mariona. Foto: Nicolás Nuñez para Infobae.

Tras hacer un racconto de los hechos y repasar los requerimientos de ambas partes, el juez procedió a leer el decreto 48, artículo 24, inciso 7 en el que se apoyó para su resolución. “La Corte Suprema de Justicia conocerá originariamente y exclusivamente las cuestiones de competencia y los conflictos que en el juicio se planteen entre jueces y tribunales del país y -subrayo lo que viene, aclaró- que no tengan un órgano jerárquico común que deba resolver”, por lo que al estar “el juez Maggio y el juez Rappa en el mismo peldaño, si ambos magistrados se contradicen por creer que la competencia de uno le pertenece al otro y viceversa, el conflicto está planteado y no tiene solución, la solución la da la ley, el decreto ley que reglamenta la ley 48 de la Constitución Nacional”.

“No hay un tribunal jerárquicamente común que pueda resolver el conflicto”, aclaró, y advirtió que “la causa pende de un hilo de ser declarada nula“. Entendió además que la resolución de la Cámara porteña de resolver que la causa se acumule en esa jurisdicción es “ilegal, inconstitucional e ilegítima”: “puede sonar bien a los oídos, pero es inconstitucional”, remarcó.

Ante ese panorama, el juez dispuso que Tucumán tendrá a su cargo la investigación de los hechos denunciados en la provincia, y los tribunales porteños deberán hacer lo propio, y que el juzgado de la II Nominación, en el término de 72 horas, recupere la causa, enfatizando que “la investigación debe tramitarse de manera rápida y eficiente en ambos lados hasta que la Corte así lo disponga”.

Tanto Santoro como Sosa celebraron la resolución tras la audiencia. “El Dr. Pedicone puso un paño de claridad, que es lo que venimos requiriendo. Hemos presentado esta situación que la competencia debe resolverse por vía incidental, y hacer todas las medidas que le hemos requerido a la justicia, como aseguramiento de prueba, testimonios, reaseguramiento de medidas que no fueron realizadas hasta el momento. Creemos que la justicia de Tucumán se pondrá los pantalones largos para acceder a esto”, ponderó el abogado de la denunciante.

“Nos ha aceptado parcialmente lo que habíamos requerido”, señaló Ariel Sosa, y explicó que “nos parece importante que cuanto antes avance la investigación. Tenemos que hacer una evaluación, lo que me parece importante es que se comience lo antes posible la investigación aquí en Tucumán”.

Ariel Sosa. Foto: Nicolás Nuñez

El único que se disconforme fue Carlos Sale, que ya comenzaba a juntar sus pertenencias cuando se acercaba la resolución final de Pedicone. “Esto perjudica a todos, no le hace bien a nadie que se divida la competencia y es por eso que todos, de manera uniforme, entienden que se debe entender como un solo hecho, se trata de un solo hecho que comienza el día 17 de diciembre”, reprochó, y analizó que “si se hacía lugar a la incompetencia de los Tribunales tucumanos allá en Buenos Aires se iba a actuar más rápido, se iba a trabajar en la causa”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *