Los 14 argentinos que residen en Wuhan piden con desesperación ser repatriados

Encerrados en sus casas hace 24 días y con miedo al contagio a medida que avanza la epidemia, los 14 argentinos residentes en Hubei, provincia epicentro del coronavirs, difundieron a través de las redes sociales un video en el que solicitan al Gobierno argentino la urgente repatriación.“Somos 14 argentinos que ya hemos agotado todas las…

Encerrados en sus casas hace 24 días y con miedo al contagio a medida que avanza la epidemia, los 14 argentinos residentes en Hubei, provincia epicentro del coronavirs, difundieron a través de las redes sociales un video en el que solicitan al Gobierno argentino la urgente repatriación.

“Somos 14 argentinos que ya hemos agotado todas las instancias formales de repatriación. Nuestra situación es difícil, estamos restringidos a salir a la calle, a ir a comprar al supermercado o simplemente salir a caminar. Entre nosotros tenemos cuatro niños viviendo esta situación de los cuales el mayor tiene seis años y el menor apenas ocho meses”, cuentan en el video.

“Nuestro día a día es pasar el tiempo en un departamento, otros apenas en un cuarto, con todos los altibajos emocionales que esto implica. Muchos países han evacuado a sus ciudadanos de Hubei, pero aún nosotros no recibimos respuesta. Hagamos este video viral para conseguir una solución de forma urgente “, concluye el mensaje.

El video, suscripto por la “comunidad de argentinos residentes en China”, fue acompañado de un comunicado en el que señalan: “actualmente se estima que somos 2.000 los argentinos residentes en el país, sólo 14 necesitan y han solicitado ayuda a nuestra Embajada en Beijing, la que se ha manifestado imposibilitada de colaborar en su evacuación de la provincia epicentro del brote”.

“Todos ellos, adultos y niños perfectamente sanos, luego de tres semanas de aislamiento cada vez más riguroso, han alcanzado un límite psicológico y físico para seguir sobrellevando la situación en un país en el que, a pesar de recibir contención y apoyo de otros miembros de la comunidad, ya les es muy difícil continuar”, advierte la nota.

“Palabras de aliento ya no alcanzan. Se necesitan acciones. Instamos al público a unirse a nosotros en este pedido al Gobierno argentino para que apoye a la Embajada en Beijing para evacuar a estos ciudadanos argentinos de manera inmediata”, exhorta el comunicado.

El Ministerio de Salud de China elevó ayer la cifra de muertos por el brote del virus COVID-19 a 1.380, mientras que los casos por infección alcanzaron los 63.851.

Aunque el epicentro del coronavirus está en Wuhan, se detectaron casos en otros países del sureste asiático, Europa y América. La OMS, que declaró la emergencia sanitaria global, pidió a la comunidad internacional que redoble sus esfuerzos.

El día a día en Wuhan

El argentino Javier Pérez está aislado hace casi un mes en Wuhan junto con su esposa y dos hijos pequeños por la epidemia. “Sólo queremos volver a casa, si hay que hacer cuarentena la cumpliremos, pero queremos estar rodeados de la familia”, manifestó.

Javier, de 44 años, trabaja en una empresa automotriz alemana. Detalló cómo viven los argentinos en la ciudad china: “primero restringieron el tránsito público, después el privado y este fin de semana avisaron que debemos quedarnos dentro de nuestras casas. Sólo puede salir una sola persona por familia cada tres días a hacer las compras”.

El hombre vive en Wuhan hace tres años junto con su esposa y dos hijos, uno de cuatro años y otro de ocho meses. “Vemos las noticias y no hay un horizonte de solución pronta y las fotos de cómo están los hospitales asusta”, se lamentó y sostuvo que la parte más difícil de soportar es la psicológica: “estar encerrados afecta mucho la salud mental”.

Contó que no pueden salir de China en avión porque el aeropuerto está cerrado; ni tampoco manejando su auto porque no se lo permiten. Respecto a la posibilidad de ser repatriados, lo que la comunidad solicitó al Gobierno argentino, afirmó: “tenemos muchas limitaciones y el consulado no nos da respuesta, no ofrecen alternativa. No deben tener músculo diplomático para hacerlo; y mientras tanto seguimos acá y nadie tiene respuesta”.

Gloria Miao también es argentina y el pasado 18 de enero llegó a Wuhan, de donde es oriundo su marido, junto con él y sus dos hijos para visitar a su suegra.

Detalló que la rutina diaria de su familia consiste, sintéticamente, en “despertar, desayunar, esperar el almuerzo, jugar con los chicos, dormir la siesta, cenar y volver a dormir”.

“Estamos como se puede. Todavía no sabemos cuando podremos volver. Yo tengo amigos en otras provincias y las restricciones son diferentes: pueden salir de sus casas con barbijo. Nosotros, en cambio, estamos desesperados”, agregó. (Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *